Páginas vistas en total

martes, 19 de septiembre de 2017

Me muero por vivir. Brainstorming II.

Una ranchera, dos ciervos muertos en su parte trasera. El humo remanente de un bosque recién incendiado. Un político quemado. Una lágrima resbalando en la mejilla de un niño.La mujer de un terrorista que nunca volvió a casa, ni al bar de la esquina. Un hombre con ojos encendidos que no ven la sangre de su sangre derramada. Un cateto al que le falta un huevo.Una adolescente que adolece de su inocencia perdida, Dos que se pelean porque ambos quieren. Una tele encendida,un abuelo apagado. Una mujer sola, acompañada de su rencor y sus hijas. Una madre con dos menos una. Una hermana en celo. Un hermano que dejó de serlo,Una madre niña, una niña madre. Amistades peligrosas, igual que familias. Gente respirando el aire que me falta. Niños que reparten la sonrisa que nos abandonó o el abandono que me persigue intermitentemente desde que dejé de ser niña para ser aquella. Los pobres que abrazan la abundancia de su corazón, los ricos que abrazan la empatía del pobre, pero no la comparten. Una puerta abierta, que podrían ser más. Un vibrador sin pilas, una piscina deshinchada, una comba sin niña, un coche sin chófer, un borracho sin botella, una serpiente buscando a Adán y Eva. Una guerra unicista, una pluma sin tintero, un amor sin sexo, hijos sin padres conocidos, desconocidos con hijos, violadores y violados, dormidos, semi dormidos. Zombis, semidespiertos y despiertos del todo.

Yo persigo sonrisas infantiles para poder respirarlas, de esos niños con comba y niñas con pelotas. Prefiero boas despistadas que culebras cabreadas. Y prefiero tu mirada penetrante que tus parcas palabras.
Prefiero personas que estereotipos, prefiero imaginarte que verte, prefiero preferir que  tener. Prefiero soñar que madrugar.

..... Reinventándome.

miércoles, 2 de agosto de 2017

Fuerte Aventura II





Un día decidimos hacer algo especial porque esa noche iba a ser luna llena, nos vestimos todos de blanco y nos embadurnamos de ilusión, emoción y nerviosismo, habíamos buscado el mejor punto de la isla para poder ver la luna en su máximo esplendor,para viajar hasta el faro y ver esa maravillosa luna llena. Estuvimos horas haciendo el chorra, perdiendo el tiempo, esperando a ese anochecer mágico.







 (bueno los adolescentes no lo perdieron)











 y esperándola, esperándola y esperándola 

Parece ser que era luna nueva, o sea que no había ni luna, ni na, a nadie se le ocurrió mirar las fases lunares? O, si se le ocurrió, en que estado de embriaguez estaban sus ojos! Ein? 
¿cómo confundimos la nueva con la llena?, será un misterio sin resolver....seguramente ni estrellas había, bueno eso no lo recuerdo, pero lo dudo, porque siempre que salgo de Barcelona, lo que precisamente me llena de gozo y estupefacción, es mirar a los cielos estrellados.
Otro día que fue especialmente intenso fue



el día que nos perdimos, bueno me perdí yo que era la que iba conduciendo



 Íbamos sin rumbo fijo, y como yo era la conductora tomé un caminito sin tener ni idea de dónde nos iba a dejar... pero así veíamos más isla que si vas a un punto fijo, creo yo....
Llegamos a un punto muerto, tan muerto que no creo que hubiera ni una diminuta pulga viva en kilometros a la redonda.


 Pero ya puestos como era un día para perderse, yo conducí perdida hasta que encontramos una playa. Hacia más viento que nunca, tanto, que era doloroso el simple hecho de solo estar en la playa, con los granitos de arena repiqueteando en nuestras caras, qué daño por el amor de dos! Y no se te ocurriera correr! Porqué no se inventan otra bandera?,Una beige y roja estaría muy bien y sería muy acorde por lo significativo de su mensaje "Corre porque sangrarás,como nunca lo has hecho (el beige sería por el color de la arena y el rojo por la sangre, definitivamente paro de decir obviedades) Me acabo de dar cuenta! Esto ya lo expliqué en la primera parte!


 Está claro que ese día me traumatizó un poquete. Fue esa misma tarde que no entendí porque no huí de allí, mis instintos básicos de supervivencia dónde se habían escondido? Una persona normal hubiera salido corriendo de esa situación delirante, pero eso, una persona normal, yo no.... Todavía lo recuerdo como si fuera hace 5 min (que en realidad da igual, mi memoria es caprichosa, lo mismo olvido lo de hace 5 min como lo de hace 5 años.dice mucho de mi memoria, no es nada discriminatoria,



El último dia quedé como una reina, ni siquiera me acuerdo del nombre del chico, se que lo llamábamos "huevo duro (lo se porque me lo ha chivado mi hermana"),pero no recordamos por que razón, lo que si se es, que gracias a él tuvimos unas vacaciones semi-decentes, porqué sinó... Era muy amigo del desgraciao que nos alquiló el apartamento con olor a “eau de te” (tenían un problema serio con las cloacas) y con una fauna muy característica y destructora: las térmitas, otro nimio problemilla ( ya se que cada ser de la Tierra tiene un fin para estar aquí jodiendo – mira los humanos-pero no acababa de ver su misión divina en el planeta) cómo las moscas, pa oler caca son unas profesionales, pero que más hacen, a parte de molestar? porque no creo que polinicen la tierra..con pedacitos de mierda? o si? Siempre están en la inopia con su lógica aplastante "este humano ha intentado matarme, será mejor seguir volando alrededor de su cara" Las infinitas montañitas de serrín que nos acompañaron todos y cada uno de los días que estuvimos allí (ya podías barrer ya que al día siguiente estaban otra vez ahí, en el suelo, a lo mejor se podían juntar y compactarlas y aprovecharlo para.... hacer un fuego? Tendría que ser directamente en el suelo porque allí, que la temperatura minima anual era 20 grados, no se estilaban mucho las chimeneas, la verdad. Bueno que ya me desvié de tema, estábamos con el amigo del desgraciao (no me acuerdo de su nombre, de ahí el mote, sinó ya sabéis que yo no soy ni maleducada, ni rencorosa, ni malhablada, (a ver, si hay que hacerlo se hace, pero por regla general...) pues él nos ayudó mucho al principio porque ,estábamos bastante desorientados y el olor a cloaca no ayudaba a la concentración, sinceramente.


Cómo he despotricado tanto en esta historia, he decidido colgar un par de fotos guays, así veréis que a pesar de todo estábamos de lujo pero yo no lo vi así porque, estaba muy estresada emocional y físicamente, eso de utilizar tus ubres de alimento para otro, aunque sea tu hija, supongo que te desgasta y emocionalmente todavía estaba procesando la  separación más traumática de mi vida.






Este es un ejemplo de las mierda playas que habían allí, para que os hagais una idea....


"Huevo duro" por si fuera poco su inestimable ayuda, me hizo un regalo de despedida con sus propias manos... y con mis propias manos intenté, sin éxito (y menos mal), arrancar las piezas que parecían haberse enganchado accidentalmente. Lo que en un principio imaginé es que esa concha de mar enorme era un colgante y lo que se había enganchado, una pulsera que era lo que intentaba arrancar, pero llevaba ya 10 minutos y la situación se estaba volviendo realmente incómoda (y por supuesto, él no daba crédito), así que, ni corta ni perezosa (corta si que soy o sea que podria haber pensado en otro dicho popular), a ver retomemos, ni corta ni perezosa me pasé el colgante con el chisme pegado a la concha, sin mostrar mi desconocimiento de que coño era eso, le di las gracias y me lo colgué en el cuello, cuando ya lo llevaba colgando toda orgullosa y me giré para enseñárselo a mi hija, el me cogió del brazo, me lo descolgó del cuello y me dijo:

- Es un portavelas, corazón.






miércoles, 26 de julio de 2017

FUERTE AVENTURA







No recuerdo en todos los años que llevo en este planeta haberme arrepentido nunca de coger vacaciones, ni tampoco de sentir que me he equivocado y en todo caso, si algo se torció en su momento, el final siempre fue un resultado feliz….

Fuerteventura es una isla de 120 Km de largo (me parecieron pocos, dadas las circunstancias) situada al este del archipiélago canario, con fuertes vientos y aguas turquesas y algo de viento, de los fuertes, mucho viento. Ya no insisto más, o un poco, va.
No fui por el encanto de sus playas, ni por el atractivo de los surfistas, ni siquiera por su cálida temperatura de eterno verano, ni, por supuesto, por el viento, fuerte de cojones (no se si lo he comentado ya). Fui por su apartamento barato, que me ofreció un conocido y que me adornó con todo tipo de suculentos detalles,(por el precio irrisorio que me ofreció ya tendría que haber sospechado algo, pero esa soy yo, la crédula que se ahoga en sus propias ilusiones ) Curioso es, que, dentro de esos detalles se olvidara de mencionar su característico hedor y  su“fauna”. Pero en ese momento me parecía una ganga poder pasar 18 días en un apartamento de Fuerteventura, por 4 duros, euros perdón (no se porqué ese dicho popular en euros no funciona, es que con la peseta todo suena más barato, a que si?).
Invité a mi hermana pequeña y a su novio, me hacia ilusión que vinieran con nosotras, aunque hubiera sido casi lo mismo invitar a dos pulpos gallegos que, cómo mínimo me hubieran salido mucho más baratos, hubiera aprendido otra lengua  y me los hubiera comido durante las vacaciones... que delicia! Eso si, la bolsa iría bien cerradita para que no hiciera peste a “eau de pop”.... aquí se me complicaría la cosa porque olor no harían, pero respirar, tampoco.
Hubo de todo, un panal de abejas en el quicio de la puerta de entrada, una invasión de termitas, una peste a cloaca que no era de este mundo, el día que nos perdimos, la  noche que lo que perdimos fue la luna, un bebé que sacaba cosas por arriba y por abajo, un apasionado romance adolescente, más una pre-adolescente que ya hacía sus pinitos y acompañando a todo esto, un viento huracanado, que no se nos olvide esa apacible brisa isleña, ya se me está escapando la risa. En fin, ah si!  y desorientación, mucha desorientación, tanto geogràfica como emocional, hasta tal punto estábamos desorientados que fuimos a ver la luna llena la noche que había luna nueva, o sea, que no había.


Con un bebé ya es difícil de por si ir de vacaciones, súmale dos adolescentes que tienen una necesidad imperiosa de comerse toodo el rato, proporcional a la necesidad del bebé comiendo potitos, la hermana preadolescente del bebé, con unos celos bárbaros, y mi capacidad intrínseca para perderme, desorientarme y desorganizar lo organizado (a veces perderse y ser caótico está bien, a mi me parece muy emocionante y divertido, pero curiosamente, solo a mi ) y el viento huracanado, por supuesto. Y lo que hubiera podido ser una risa constante, se convirtió en un estrés importante. (creo que he hecho una rima fíjate tu).
Ahora visto desde la distancia me rio, pero yo creo recordar que no lo pasé bien...


Para una playa de la cual no te vas a llevar más que disgustos, como poco un caso grave de perforación de piel (eso tiene nombre científico?) yo hubiera elegido una bandera color  beige, por la arena y el rojo pasión, por la pasión con la que arremetía la arena para desollarte vivo. El momento cumbre fue la hora de comer del bebé, no se si comió más arena que potito (yo considero que es más sana la arena, tendrá más minerales que un potito Bledine fijo.).





 Estábamos todos resguardados en esas tiendas de acampada que parecen partidas por la mitad, que creo que se llaman erróneamente paraviento, porque lo que es parar, parar, no paró una mierda, y si llegamos a ser de cuerpos generosos, la mitad de nosotros estaría fuera mirando a la otra mitad con ojos asiáticos (o sea cerrados y denotando cierta agresividad o enfado). El viento no paró en toda la puta tarde, imaginaos a cuatro adultos y un bebé apretujados en 50 cm cuadrados, y el bebé que no paraba de escupir el potito mezclado con arena, y tampoco de llorar, pero en ese momento tenía toda la razón, a mi también me entraron ganas. 
Fue esa misma tarde que me di cuenta de mi peculiar deterioro de mi raciocinio,  no entendí porque no huí de allí, no podía obviar mis instintos básicos de supervivencia de esa manera, una persona normal hubiera salido corriendo de esa situación delirante, pero eso, una persona normal, yo no.... Todavía lo recuerdo como si fuera hace 5 min (que en realidad da igual, mi memoria es caprichosa, lo mismo olvido lo de hace 5 min como lo de hace 5 años.dice mucho de mi memoria, no es nada discriminatoria. Resumiendo, tres bolsas de playa (bueno las bolsas podían ser de cualquier cosa que metieras dentro, eran bolsas de plástico, así que... siempre he destacado por mi glamour y mi saber estar. Tres bolsas de plástico,  una en la mano izquierda junto al paraviento que cada dos por tres hacia un amago de deslizarse de mi brazo y las otras dos en la otra mano, la derecha, obviamente, y encima una de ellas era un peso innecesario, iba llenita de juguetes de playa que el bebé no llegó a utilizar porque, no se si os lo dije, hacia mucho viento. 



  Total, las bolsas de Vuitton, el viento (lo he mencionado?) y una cuesta del demonio, al final de la cual estaban mi hermana y su novio comiéndose los morros como si no hubiera un mañana (que con los días que llevaba un mañana más no me apetecía lo más mínimo) , ellos ya habían hecho suficiente subiendo esa cuesta endemoniada en ese idílico lugar, con el carro del bebé, así que, la misión ya estaba cumplida,ya no era su cometido ayudarme,aunque me vieran resoplando y resbalando continuamente (nunca he sido una habilidosa del trekking, más bien torpe o sea que dame tres bolsas y un bebé y ya lo tenemos todo para acabar sin dientes y con las famosas barras catalanas en la cara, a mi que me perdonen pero la adolescencia debería abolirse sin más, para que sirve? Para cabrear al resto del mundo? Y eso que utilidad tiene? Apuesto a que las guerras mundiales empezaron por culpa de un adolescente, o varios. Bueno todavía no he hablado de la pre adolescente, mi hija mayor, que iba andando a mi lado con la toalla colgada en el cuello y menos mal porque sinó, más peso para una de las bolsas Vuitton.

             
  
          - Venga mami! ánimo! Que es una cuestecita de nada! A la que te des cuenta ya hemos llegado! 
              -Llegado a dónde? Al infienno? no hemos llegado ya? Yo pesaba que ya estábamos ahí y estaba pagando por mis pecados!
         - Veenga! que ya no queda nada! Dijeron ellos desde la cima.
         - Nada para qué? Para asesinaros? 


Eso si, Mia se mantuvo a mi lado en todo momento, no me dejó atrás, no fue ni delante ni detrás claro, por si se caía algo de las bolsas y le daba un golpe en la cabeza. Igual se la arreglaba un poco... Era la vigilante de la playa. 
Ya solo faltaba que me animaran con palmas y vitoreos desde arriba (el cuñadito tenía ese tipo de humor, bueno y lo sigue teniendo, que normalmente me encanta y me rio un montón con él, pero ese día no me caía bien, fíjate tu. En ese momento fue listo y no abrió la boca (entre otras cosas porque siempre la tenia ocupada en otros menesteres)

Pero la vida lo castigó igual, o mi bebé, más bien. Yo creo que ya lo avisamos todas, pero él hizo caso omiso de nuestras advertencias, porque, claro, ya sabéis esa expresión que nos persigue desde adolescentes"- Bah! Mujeres, no tenéis ni idea". Si, eramos mujeres y sin estudios y el se estaba preparando para ser médico, pero a Claudia le dio igual, ella si que tuvo una idea clara, no dudó en arrojar todo lo que llevaba dentro encima de su cogote, tuviera estudios o no
(menos mal que aún no estaba en edad de marranear, y comer Mac menús, que su dieta aún estaba a salvo con leche de mamá y papillas de frutas, aunque tengo que reconocer que las papillas de fruta vomitadas huelen mucho peor que unos nuggets vomitados.) A mi cuñado se le quedó una cara de "No puede ser!", mientras arrugaba la nariz, sus ojos se achinaban, y se quitaba al bebé de la cabeza.  A quién se le ocurre coger un bebé recién comido,  ponérselo al cuello y dar vueltas sobre su eje cómo un tiovivo, pero más rápido, mucho más rápido, cualquiera que sepa lo básico en física, sabe que una fuerza centrípeta parada en seco, lo mínimo que te provoca es un estómago revuelto, y sobretodo si acabas de comer y aunque no sepas nada de fuerzas centrípetas.....precisamente los bebés tienen una facilidad para echarlo todo, los muevas o no.  



domingo, 23 de julio de 2017

Tocada, por dios.

Ayer fuí a un concierto en Jamboree. Hace más de 35 años que voy a conciertos, la misma cantidad de conciertos que de anécdotas pegadas a ellos, docenas y docenas de grandes momentos a mis espaldas. El primero fue el de Rainbow contaba yo 14 años, y fue especial porque fue el primero de mi vida, encima con una formación de lujo con Dio, Blackmore y el gran rey de las baquetas, Cozy Powell y porque mi padre, sorprendentemente, dijo si.
Tengo un recuerdo difuso de con quien fui, pero si que recuerdo lo que me sorprendió ver al peque de los Permi, al " Chufi", que por supuesto mi mente caprichosa decidió borrar su nombre justo ahora mientras escribo... ya me lo chivaron! se llamaba Dani, fue con su hermano Pablo, claro, porque, si yo tenía 14 años, el debería tener 11, iría con ellos? O con Permi? Bueno seguramente fui con Permi y con ellos, o nos los encontramos allí , qué importancia tiene? qué más da! Lo importante es que vi a los Rainbow.
También fue muy especial mis años en Londres, allí si que me empaché de conciertos, y menos mal que tengo un album de fotos repleto de entradas, porque a estas alturas, donde mis archivos se esfumaron, ya no se si en realidad fue o en realidad me hubiera gustado ir. Pero tengo la suerte de retener momentos increíbles aunque confusos, por ejemplo el día que fuí a un concierto y a mi lado estaba sentado Lemmy, el cantante de Motorhead, pero ni idea de qué grupo estábamos viendo, lo único que recuerdo es hacer el ridículo, como siempre, me giré al lado contrario de dónde se sentaba él y le dije a Steve? "ostras, como se parece este tio al Lemmy, no?", pero como aún no había empezado el concierto, Lemmy parece que me oyó y contestó sin girarse "That I look like him? Really? ".
 Acabo de darme cuenta.... Mi memoria solo recuerda una parte y la otra se borra automáticamente, será un sistema binario cerebral, que solo acepta una premisa a la vez, así que, si recuerdo con quien estaba, los detalles de dónde, se esfuman por arte de magia, en cambio, si recuerdo perfectamente el dónde o el cómo, se me olvida el con quien, en fin, yo soy esa. Solo hay un momento de mi vida en Londres que recuerdo el dónde y el con quién. Una noche acompañando a un colega que trabajaba en el Intrepid Fox,un pub del Soho Londinense,
famoso por su tendencia alternativa, rockera, (era la meca del metal en Londres por aquel entonces). El colega me dijo que cogiera su disco de Metallica para que se lo firmaran porque él tenia que trabajar y no le dejaban subir, subir? Subir dónde? Por lo visto toda la formación de los Metallica estaba en la planta de arriba jugando al billar. Imaginaos, hacia como 3 meses que estaba allí y mi inglés era precario, precario hablarlo, pero entenderlo...era nefasta y encima si iba nerviosa tipo "Cómo te llamas? las 3 menos cuarto", era una profesional perdiendo los papeles y más si los perdía en otro idioma, imagínate,así que era una profesional de "losing the papers", porque "losing my religion" al no tenerla, como iba a perderla?. . Al día siguiente los iba a ver en el Wembley, pero, no se enteraron porque yo estuve en silencio, paralizada en una lata de sardinas, con una pedazo banda como aquella, en aquel cuartito enanísimo, tanto que me rompí la cabeza para entender como coño habían metido la mesa de billar en ese angosto lugar y me hice mucho  más pequeña de lo que era , incluyendo una transformación paulatina e inapreciable de mi cerebro de salmón dado que nadie se iba a dar cuenta, ya que estaba congelada en un espacio tiempo raro y con una garganta momentáneamente atrofiada que no emitía sonido alguno, perdón, apenas inteligible,porque sonidos raros hice un montón, todo se me antojó raro, excéntrico e inusual e incómodo, tanto emocional como físicamente, incómodo porque cada vez que tenían que pasar por mi lado, supongo que me fue imposible hacerme más pequeña todavía y era ridículo el tiempo invertido en esa maniobra que teníamos que realizar de aplastamiento humano cada dos minutos, dependiendo dónde quedaran las bolas (las suyas sabía perfectamente dónde estaban e incluso cual era su volumen), asimilar lo que me estaba pasando y dónde, fue un desgaste innecesario a la vez que inevitable y todo redondeado con mi famoso papel interestelar de "insecto palo"desde que entré hasta que salí. Eso si, fuí muy educadita y dije "Hi", al entrara y "Bye" al salir 20 min después con el disco "and justice for all", sin firmar.
Pero el de ayer fue un concierto mágico. Esas cosas que no pasan nunca y cuando pasan, no tienes explicación, pues ese tipo de cosas. Todo empezó a principios de la semana pasada cuando Ascen me envió un archivo que no entendí muy bien, era una especie de videollamada con un negro que a mi me pareció monísimo, pero seguía sin entender nada, vale que Ascen conocía al hombre-armario  del Marula, pero ese negro del videochat no era él, y aunque he perdido algo de memoria estoy segura que como mínimo me hubiera sonado, no me había hablado de ningún escarceo reciente y es más... porqué me lo mandaba a mi? Pues porque era una cosa moderna de esas que se estilan hoy en dia, que llevan streaming en alguna posición de la frase descriptiva, un audiostreaming o una videoestreaming, o unas lentejas con streaming, yo que se, yo llegué a mi punto álgido en los 80, cuando tuve mi primer comediscos, a partir de ahí, las tecnologías me superaron y yo honestamente os digo que el streaming ese, está sobrevalorado. Pues volviendo a ese chat o videochat o videoestreaming  o estreamingchat de los cojones, estaba allí el chico en cuestión, morenito, tirando a marrón oscuro y cómo un queso, pa que andarnos con tonterías, y mi amiga, como si tuviera 15 años, hablando inglés como si supiera, con "postu" en la hamaca de su espectacular terraza y  con esa carica pánfila que se nos pone cuando nos habla un ser humano o inhumano, eso da igual, lo importante aquí es, que sea mínimamente atractivo y del sexo opuesto (o del sexo que te guste). Y la tarde la rellenamos con risas, como siempre, comentando la jugada y aclarándome lo que acababa de presenciar. Por lo visto el chico mono del videochat, era Zalon  que estaba abierto para quien quisiera, el chat, no él, no fotem!
Y pasé de no conocerlo de nada a hacer un recorrido alucinante de su vida y milagros via san google, pero no tengo explicación ninguna del porqué me dio ese afán por este tío, vale que yo era, soy y seré una admiradora de la obra y milagros de Amy Winehouse, pero a él no, y no esperaba oir esa voz tan prodigiosa y sensacional.
El concierto fue tremendo, y él... tenía esa mirada... De buena persona, de buenísima persona. Y nos hizo saltar como nadie.

jueves, 20 de julio de 2017

EL CHICO CALENDARIO

Este relato empieza en la Farga en la noche en la que se celebraba la cena de los 25 años del instituto Mercè Rodoreda, y acaba en el Salamandra, bueno no, en realidad acaba en mi casa. Este relato va de un amigo de Emilio, "el manco del Mercè", que lo conocí (a Emilio digo) en la cantina del Instituto, ha sido, sin duda, el único hombre que consiguió mi atención sin haberlo visto siquiera, que me hizo girarme sorprendida para ver quién cojones podía pedir un café con una pajita a grito pelao. No tenía manos, ni manos ni vergüenza y a pesar de lo agresivo de su carácter me cayó fenomenal porque me hizo reír desde el primer dia y, lo más difícil, me mantuvo ahí, en el planeta de la risa, dia si y dia también (y ya sabéis los que me conocéis lo que cuesta hacerme reír). Las cosas más grandes de Emilio que recuerdo son dos, una es cuando bajábamos la calle saliendo de mi casa y nos paró la poli, nos pusieron de cara a la pared para cachearnos (estábamos la mar de acostumbrados a estos desagradables encuentros, porque en la época de transición en la que estábamos inmersos en aquellos días si ibas con una chaqueta de cuero y no te gustaban los Pecos te paraban si, si o si) y entonces Emilio empezó a quejarse de aquellos desalmaos que abusaban de un lisiado como él con lo mal que lo estaba pasando, se meaba encima! Iba a mojarse los pantalones si no se daban prisa acabando con lo que fuera que estaban haciendo. A lo que el policia (el bueno, supongo) le pidió perdón y le dijo que si podía hacer algo por él, así que acabó el poli bajándole la bragueta y sacándole la minga para que meara, todo fue bien hasta que Emilio acabó de mear, apartó al poli, se la metió de nuevo y se subió la bragueta el solito, y no contento con eso Emilio le dió unas palmaditas (no habia palmas involucradas en dicha acción, obviamente, sinó muñones, pero no se como se diría eso, ¿unas "muñonaditas"?) en fin, que le dió unos toquecitos en la espalda a la par que le daba las gracias. Mientras, la cara del poli bueno, ya no parecía tan bueno, pero lo era, porque yo ya pensaba pasar aquella noche en el calabozo, y nos dejó ir.
La segunda anécdota que recuerdo, es deportiva, porque a Emilio le molaba mucho jugar a futbol, y jugaba en la liguilla del insti y las chicas solíamos ir a ver los partidos (el espíritu de animadoras que a todas nos viene de serie al nacer, se ve) En fin que no recuerdo si Emilio jugaba bien o no, (según él, no era bueno, era guarro jugando) lo que si recuerdo es el morro que le echaba al asunto, porque cuando veía que la cosa no iba bien para su equipo simplemente levantaba los brazos para parar el balón y patearlo hacia su portería, y eso, lo hacía continuamente, y la primera vez el árbitro se quedó helado, y no pitó pero obviamente a la segunda ya lo expulsaron, era una risa el arbitro le pitaba al tiempo que le enseñaba la targetita y gritaba - Manoooos! A lo que obviamente Emilio respondía gritando con los muñones alzados: - Manos? Manos? Dónde coño las ves, gilipollas!
Bien creo que la introducción era necesaria para haceros una idea del personaje en cuestión al que no veía desde hace unos ..... 20 años?, y del que no voy a volver a hablar, por lo menos hoy, o por lo menos no en este escrito, así que no se porque os he contado todo esto. Bueno si que voy a hablar de él pero... qué tontería, dios! estas setas que me he tomado eran de calidad, joé.
Volvamos a empezar, va!

Hace unos cuantos años, pero unos cuantos, para redondear pondremos que hace 15 años, se celebró en La Farga de Hospitalet los 25 años del Instituto Mercé Rodoreda dónde cursé mis años de B.U.P y C.O.U.(que ahora seria ESO y bachillerato y eso, total un lio), y donde conocí a la mayoría de amigazos que aún conservo hoy, y donde me inicié a los porros y donde los abandoné porque me sentaban fatal, donde me hice una gamberra convencida y conocida a lo alto y ancho del Baix Llobregat (menuda época, madre del amor hermoso) Y en esa cena pasó lo que pasa cuando vas a un lugar lleno de gente que no ves desde hace años, que se convierte en una noche mágica y llena de sorpresas, te sorprendes cuando ves a aquellos que pasaban por tu lado en la época de instituto sin saludarte porque te veían como la pazguata de primero; esos frikis enanos que no se enteran de nada; eso eramos mis amigos y yo para los que ahora se llamarían "popus" supongo, y aquella noche todos me saludaban con una gran sonrisa dibujada en su cara, y yo me iba todo el rato al lavabo a ver si me pasaba algo raro, y en una de esas ocasiones que salía de examinarme por precaución, lo vi, el chico más guapo que habia visto en mi vida (entonces mi vida había sido muuuy corta) (y yo igual de corta que mi vida, no os vayáis a pensar) y ahí estaba el más generoso de los generosos, dándolo todo. Era guapo el tio, muy pero que muy guapo... (vergúenza me da decir que no recuerdo su nombre (bueno y ya puestos ni su cara recuerdo el único recuerdo que me queda es la sensación que me dió al verlo y de hecho se quedó con el apodo del chico-calendario), porque realmente era digno de salir en uno y nos referimos a él toda la noche con ese mote. La cuestión es que me quedé hipnotizada pero a los 5 min ya lo dejé ir y me dediqué a seguir saludando a los conocidos porque como yo me creo un insecto palo, para que hurgar en la herida, pasamos página y ya....

Lo genial de la noche estaba por llegar, seguimos la fiesta en el Salamandra, todos los de la cena fuimos allí, y junto a los que ya se encontraban en el lugar nos juntamos un buen tropel de gente, y aquella noche prometia, pero mucho. Sobre todo porque yo estaba modo graciosilla como solo yo sabía hacerlo. En esa época recuerdo que me daba el venazo y saltaba del taburete e igual te bailaba un tango, que una sevillana (no tenia ni idea de bailar ninguno de los dos) y no importaba si estaban sonando los Blur, o los Propeller Heads que yo iba a lo mio, y esa noche lo mio era tirarme al suelo e intentar dar vueltas sobre mi espalda agarrándome las piernas y los que me rodeaban llorando de risa me ayudaban a girar sobre mi misma, sinó me hubieran ayudado seguiría allí en el suelo de la pista del dancing como un florero con piernas....


Esa noche no se que me dio pero iba con unas pedazo botas con un pedazo de tacón de aguja de metro y medio (vamos, lo que media yo), así que, esa noche hice el tonto lo mínimo para no morir en el intento.. y me senté en cuantito vi un taburete suelto (no sin antes hacer la demostración hip hopera en el suelo,por supuesto, en aquellos tiempos era muuuy payasa). La sorpresa llegó dos minutos más tarde cuando el chico calendario se acercó a mi y me susurró al oído mientras me bajaba la cremallera de la bota asesina: -La mueca de tu cara me ha dicho lo mucho que necesitas que te quiten esa bota" era una frase poco trabajada, cierto, pero que te la susurre un tiarrón como ese aunque me hablara en klingon se me haría el chilindrón agua igual, y mi piel se esturrufó en nanosegundos, tenía tooooda la piel de gallina y los pies de punta, perdón, los pelos, los pelos de punta.. Continuará.

miércoles, 19 de julio de 2017

El CHICO CALENDARIO 2



El chico calendario y yo andábamos tonteando, que si dónde están tus niñas que si esta noche estoy sola, que si invítame a desayunar, que si jiji, que si jojo, que si yo no como Kellogs y a mi no me gusta el café, ni la leche… (cara de susto del chico calendario) y de repente me dice que tiene que llevar a Emilio a Castelldefels que si le doy la dirección de casa que ya irá él para allá si eso. Mi cerebrito malpensante malpensó “Jolín si que le ha afectado que no me guste la leche, pero hay un montón de otras cosas que si me gustan, tonto)….. y se fue. Todas mis amigas, que parecía que no estaban al caso, no se perdieron detalle. Me rodearon con caras largas cuando él se marchó, y les cambió la cara cuando les expliqué que iría para mi casa cuando dejara a Emilio. Este trocito de la historia es el que más me gusta…Es tope Grease. Todas me acompañaron hasta casa dándome un montón de consejos para que no estropeara tremenda cita.
M -  Báñate.
M1- Con bolitas de esas olorosas
Yo - Con bolitas de alcanfor o naftalina?
M2- Depílate,eso si es importante
M3- Si y rapidito, que te conocemos, si eso con cuchilla, y el bigote también
Yo- El bigote con cuchilla?
G - Lávate los dientes....
                                       (sonido de derrape)

Hacía falta? eso ya lo hago incluso cuando vuelvo a casa sola y sobretodo después de la jartá de cubatas que me habían dejado la boca como un zapato encontrado en un rastrillo, yo soy más cervecera y cuando voy de cubatas mi cuerpo en general se muta, se transforma, si es que no está acostumbrado.)


(Nótese que todas mis amigas empiezan por M.,son todas muy originales, Marta, Mónica, MªJosé, en fin, menos Gloria que esta si que es original, si, pero mucho, se sale de todos los conceptos “normales” en los que podáis pensar. Solo imaginaos cuanta personalidad para una niña de 14 años superpija que decide hacerse amiga de los heavys del instituto o sea yo, entre ellos), pero sin cambiar su atuendo ni su forma de pensar, así que ella iba tranquilamente con sus pantalones bombachos y su polo azul, mientras nosotros íbamos con chupas de cuero y cadenorros a cual más grande. Para Gloria necesito un relato entero para ella sola. Siempre daba su nota de color en todas las excursiones que hacíamos apagando la hoguera que teníamos hecha para no morir congelados, porque ella se iba a dormir, o cuando fuimos a Italia de fin de curso, en fin que no pasó desapercibida, los que inventaron el popular dicho de "Sin pena ni Gloria, obviamente no la conocían.

Llegamos a la puerta de mi casa, yo echa un ovillo de nervios y ellas muertas de risa de tantos lávate, perfúmate, rasúrate y todos los “…ate” que se les iba ocurriendo. Y ya en casa, corre que te corre ordenándola para que el chico calendario no se asustara nada más entrar. Más todas las cosas que tenia que hacer sobre mi misma, que estrés, por el amor de dos..! Me meto corriendo en la bañera y no va el agua caliente (y yo pensé pa caliente ya estoy yo, tira palante que vamos con prisas) pero no pensé en la cuchilla (20 min de reloj buscando la cuchilla en pelotas y mojadita, vamos una maravilla) al fin la encuentro! Algo oxidada, y llegó mi momento de reflexión...(otro sonido de derrape) Me pregunto si para follar vale la pena coger una pulmonía y una cangrena o un tétanos y con los cortes que me estoy haciendo voy a estar superatractiva, ya puede hacerlo bien, ya. Suena el timbre de la puerta y me pilla con un pie fuera de la bañera y del susto casi me resbalo, si es que… me miro en el espejo vaya bigotazo, se me ha olvidadooo. Apago todas las luces lo cual no sirve de nada porque ya es de día así que no hay manera de disimular el bigotazo ni las marcas de las piernas, voy chorreando sangre por las piernas, vaya pintas parezco una integrante de los Marylin Manson.


Por supuesto, continuará...

lunes, 17 de julio de 2017

Lo confieso, soy culpable, he vivido

He dejado un tiempo prudencial, igual no el suficiente,para dejar ir todo lo que pasó y verlo con mayor perspectiva, jamás se resolverá de forma matemática, la vida  no es numéricamente exacta, quizás a base de integrales, curvas, fracciones, ángulos de depresión (empiezo a tener una, creo), permutaciones, probabilidades y diagramas de dispersión(eso, eso de eso tengo, un 98%  he dejado un 2% por aquellos segundos acumulados de mi vida que vi algo con claridad, que estoy segura que los ha habido y si no los ha habido es un regalo que me hago a mi misma, qué pasa? Con todo ello teniendo en cuenta las variables, podríamos acercarnos a una probable solución al problema, pero eso es lo máximo que conseguiríamos y no estaríamos ni a mitad de camino.
Esto no empezó en Noviembre ni en Diciembre del pasado año, empezó seguramente mucho antes, incluso me atrevería a decir que ya cuando aún no había nacido, estaba dibujando las constantes de mi vida antes de empezarla. Recuerdo que en una ocasión fui a un terapeuta que hacia algo parecido a conectar dos puntos de tu cuerpo y se llamaba algo así como terapia de polaridad,  (en esta vida me queda poco por probar, creo). Pues a pesar de que fui un poco escéptica (hubiera ido más escéptica si hubiera sabido a dónde iba y lo que me iban a hacer, porque en esa época no estaba tan "puesta" (por decirlo de algún modo) como ahora, evidentemente, dentro de unos años estaré más aprendida que ahora y así sucesivamente, no hay que dejar de aprender, ni hay que sentirse satisfecho con lo que uno sabe, seguro que siempre hay más y más, a medida que uno se adentra en un concepto o una idea o teoría nueva, descubres que eres un novel en la materia y así, con deseos de saber más es como concibo la vida y como a mi me gusta vivirla, continuamente sentirme super ignorante y tener ganas de más (aunque hace 30 años no fuera a la universidad por falta de nota,jeje). Y a parte de todo eso, intento cada día desprenderme de ese ego que me ayuda a distorsionar mi realidad, menudo cabrón, me tiene loca perdida.
a M lo reencontré después de muchos años, más  de 20 seguro. Eramos amigos en la época de transición cuando hacia 4 días que estaba prohibido hablar o estudiar el catalán, de hecho a mi no me lo ensañaron en el cole hasta los últimos cursos. El era muy,  pero que muy catalán y muy, muy antisistema, del grupo de amigos, el era de los más peques y los más liantes. Y yo, pues no me lo esperaba y me pilló en bragas (y no eran de estreno, seguramente eran esas de la goma dada que todas nos guardamos "para esos días"), en un momento en el que yo me suponía ya preparada para abrirme al mundo exterior y dejar sin miedo mi zona de confort, aquella zona donde tus sentimientos y sensibilidades estaban a cubierto y con el acceso restringido, solo apto para... nadie o  por lo menos nadie del sexo opuesto, vamos que ya estaba lo suficientemente fuerte y experimentada y que las cosas ya las veía venir de lejos, después de las experiencias, horrendas a veces,  que me habían hecho crecer como persona (no se que mediría por aquel entonces pero espero que más de metro veinte) y creía yo, (animalico) que ya nada ni nadie me podía hacer daño, después de 6 o 7 años, creí que ya era tiempo más que suficiente para empezar una nueva vida con vistas, sin rencores, sin traumas disecados en el corazón que estaba  preparada con la tranquilidad del que ha pintado de negro las ventanas del recuerdo y reconstruido las paredes del corazón con un sano rosa y rojo, (esa mezcla de colores solo yo la puedo hacer, abstenerse de hacer nada parecido en casa solo y sin el asesoramiento de un profesional y mucho más recomendable, contratarlo, si salís de casa.)
Pues justo en ese momento de mi vida, cuando llevaba muchos años limpiando los escollos que me partieron en pedazos, cuando ya creí limpiarme y sacarme brillo del trauma de mi ex, justo entonces, apareció, pero no lo vi venir. No sospeché cuando insistió en quedar conmigo para ir al cine, y tampoco sospeché cuando en vez de mirar a la pantalla siempre lo pillaba mirándome a mi (Ahí empecé a ser como la chica que aparentemente había dejado atrás y en vez de pensar nada bonito yo pensé "Si, ¿qué pasa? me ha crecido la nariz desde la última vez que nos vimos,  si. Han pasado 20 años, que esperabas?. Tu tampoco estás como cuando peque, ahora estas mucho más....  bueno. Mierdaa!". Ya definitivamente no me quedó otra que sospechar cuando, con la excusa de ayudarme con la decoración del local que tenía en esa época, el Melody Pop, (algún día hablaré de ese antro porque tampoco tiene desperdicio) vino a casa y se quedó durante horas, hasta ahí lo encontré todo normal, fotos de hace 20 años, recuerdos de una juventud loca (pero que muy loca), y así nos pasó el tiempo volando, volando sobre los recuerdos de nuestra loca juventud, hasta que le recordé que el se tenía que ir porque tenía un hijo al que despertar y llevarlo al cole, y yo también tenía una niña que ídem, así que teníamos que dejarlo ahí, (no recuerdo en los 49 años que he vivido, ser tan responsable, gilipollas si que ha sido una constante en mi vida pero, responsable...., ¿porqueeé?, ¿cuando iba a tener una oportunidad como esa? Ni en 4 vidas, ya te lo digo yo. Y la despedida en la puerta fue larga, muy larga, demasiado larga, de hecho, era como una historia mala de Corín Tellado. Simplemente abrí la puerta y le dije adiós y le di un abrazo. Lo que no esperaba es que él me apretara y lo alargara tanto, tanto que me dio tiempo a pensar en lo que iba a hacer de comer al día siguiente, y si ya tenía la bolsa preparada para el cole de Mía, o lo que pasaría cuando nos separaramos.  Pues ocurrió que me cogió la mano y sin soltarla hizo como que se iba pero no, aunque el chico estaba de muy buen ver y supongo que me quedaba dentro una sensación añeja de vieja complicidad y amistad, me entró entre nerviosismo y agobio por la situación un tanto ridícula que afloró en ese instante, lo sobreactuado del momento. Ni decir tiene que en esa época, precismente, yo andaba muuuuy falta y con sensación de que no valía ni para restos para echar a los patos,  es que, entre los dientes peleados que los llevaba entre rejas, y que llevaba encima varios años y 10 kgs sin fumar, si vas sumando.... realmente las probabilidades de que yo pillara cacho se reducían a un número infinitamente minúsculo,seguramente ni en nanotecnología habría una palabra que describiera algo taaaan pequeño. Eso me quitaba un peso de encima porque vivía con la certeza de que nadie en su sano juicio  se acercaría a mi y por lo tanto ya no cabía el estrés emocional con el que solía vivir los pavoneos previos para ligar (de hecho yo nunca fui una experta precisamente en ese aspecto tan importante de la vida, con el que se supone que nacemos) con esa necesidad de gustar, para facilitar la danza del cortejo con el consiguiente apareamiento, de hecho me salté algunas pautas necesarias para ese desaguisado que llaman cortejo, no he sido nunca muy presumida, de hecho ha habido épocas muy breves en las que me he puesto abalorios, pero en general ni pendientes, ni pulseras ni collares, y con mi tendencia a tapar mis pechotes, cuando adolescente, con un complejo terrible. Pero en este momento del que hablamos, una gozaba de una liviandad y ligereza extremas.
Pues aún así, sorprendentemente, no pasó nada.
Cuando se deshizo ese abrazo de tan eterno, incómodo, me atrevería a decir, no acierto a vislumbrar como acabaron mi mano y la suya cogiditas mientras él parecía distanciarse, pero no, como en cámara lenta, mirándome fijamente, haciéndome "ojitos" ya llegó un momento en el que dudé si soltarme de su mano, por temor a que llegara a la planta baja rodando por las escaleras. Y en ese momento que, para mi gusto, fue demasiado largo, hasta para una mujer necesitada como era yo, (en ese sentido yo era mucho más práctica, parecida al personaje de Big Bang Theory, Leslie Winkle, pero no tan segura de mi misma, vamos, ni por asomo.
Pero todo eso que me pareció, estresante, incómodo, ñoño, melindroso y remilgado, cuando cerré la puerta tras de mi, no pude más que apoyarme en ella, y gritar en silencio, o sea gritar pa dentro (porque claro la peque dormía), porque no me podía creer lo que me había pasado.
10 minutos me costó recomponerme y acostarme para seguir con mi cotidiana existencia.